La crisis de los microchips frena la producción de nuevos coches

La recuperación del sector podría verse afectada por esta nueva crisis. Algunas factorías han vuelto a hacer recortes en la jornada laboral de sus trabajadores.

La crisis de los microchips frena la producción de nuevos coches | Electrificados

La crisis de los microchips sigue produciendo efectos negativos en las actividades de producción de coches en Alemania.

Daimler y Volkswagen han decidido, de hecho, reducir una vez más las horas de trabajo en algunas de sus plantas por la falta de suministro de semiconductores.

Las plantas implicadas. En concreto, el grupo de Stuttgart está reduciendo las actividades previstas para esta semana en las plantas de Bremen (sede de la producción de los Mercedes Clase C, GLC y EQC), y Rastatt (donde las líneas de montaje producen varios modelos compactos, incluidos los Clase A, B y GLA).

El recorte de la jornada laboral, inducido por la «volatilidad» de la situación actual de los suministros y la falta de visibilidad necesaria para tener programas de producción bien definidos, afecta también a la histórica planta de Volkswagen en Wolfsburg, donde las actividades de varios departamentos se suspenderán parcialmente del 21 al 25 de junio.

De momento para Volkswagen la producción del ID. 3, ID. 4 y Cupra Born no se verá afectada pero podría verse mermada durante las próximas semanas si no es encuentra una pronta solución a todos los problemas.

Problemas también para Nissan. Las consecuencias de la escasez de semiconductores también se dejan sentir en el extranjero: Nissan tiene previsto suspender la producción del crossover Murano, el coche eléctrico Leaf y la berlina Maxima en la planta de Smyrna (Tennessee) durante otras cuatro semanas, tras las dos semanas tradicionales de cierre en verano a finales de junio. Otros paros de dos semanas afectarán a la producción del Altima en Canton, Mississippi.

 

Comentarios